Empieza un nuevo año y siento que los minimalistas hemos sido aceptados dentro del mundillo del running, pero no siempre fue así. Nuestro caminar ha sufrido una evolución (la misma que utilizamos de referencia para argumentar nuestras hipótesis):

    • Al principio nos llamaban los locos descalzos o con chanclas, los que acabarían con las rodillas destrozadas y los pies llenos de cortes por cristales y jeringuillas.
    • Después se nos etiquetó de revolucionarios, de ir en contra de la ‘hebidencia’ científica de las zapatillas hiperamortiguadas, que lo importante sólo era la técnica de carrera y que daba igual con qué zapatillas corrieramos.
    • Y ahora, casi una década después, ya podemos decir que estamos totalmente integrados en el running popular y que somos aquellos corredores a los que les gusta sentir lo que pisan, sentir el terreno.

Con una etiqueta u otra, nuestro caminar sigue siendo firme, estable (como nuestros pies: artículo, artículo), gracias a que un día los descubrimos y nos descalzamos, gracias a que utilizamos zapatillas minimalistas para movernos.

¿Por qué son importantes las zapatillas minimalistas?

Las zapatillas minimalistas (también llamadas barefoot en el argot minimalista) nacieron con la premisa de ser un calzado que se asemejara lo más posible a un pie descalzo, y por eso y únicamente por eso son importantes, o tal vez extremadamente importantes si nos atenemos a su función.

calzado moderno deforma al pie

¿Y cual es la función de las zapatillas minimalistas? Dejar que el pie se mueva y sienta como si estuviera descalzo y protegerlo de las superficies muy frías o calientes, de las miradas de la gente y de los terrenos abrasivos o cortantes.

Puede parecer un argumento simple, casi banal, pero es todo lo contrario. Que un calzado se asemeje al pie implica muchos matices. No nacimos con guantes en las manos, como tampoco nacimos con zapatos en los pies (comparación repetida en varias ocasiones, pero no por ello falta de sentido común). Si de pequeños nos hubieran colocados unos guantes en las manos, unos guantes rígidos, pesados, con algún sistema de control de movimiento, con el paso de los años nuestras manos perderían toda su fuerza, su destreza y su capacidad de sentir. Justamente lo que le ocurre al pie cuando lo sobreprotegemos, es decir, cuando no está descalzo o con calzado minimalista.

Por eso, cuando tiramos las zapatillas hiperamortiguadas para correr y las cambiamos por unas zapatillas minimalistas pueden sobrevenir molestias o lesiones (artículo), porque nuestros pies están débiles y disfuncionales.

Por eso, para volver a recuperar toda la funcionalidad del pie es preciso empezar con calzado barefoot para el día a día, caminar o ir al trabajo (vídeos consejos para iniciarse  y preguntas frecuentes)

Por eso, es necesario trabajar el pie a propósito, movilizar todas sus articulaciones, recuperar su dorsiflexión y eliminar la hipersensibilidad a estar desnudo, a sentir todo tipo de superficies.

Por eso son importantes las zapatillas minimalistas, porque por fin existe un calzado que se adapta a la anatomía del pie y no pies que se adaptan (y deforman) al calzado.

Más info:
El calzado saludable no deforma los pies

La importancia de las punteras amplias en el calzado

Cuestión de peso

4 Comentarios

  1. Y sin embargo el precio sigue siendo desproporcionado. Y yo personalmente estoy harto de pagar mas por algo en lo que se consumen MENOS MATERIALES.

  2. Hola Cepeda,
    lo que comentas es un tema repetido en varias ocasiones, podrás encontrar más info en nuestro foro y sobre todo en el siguiente artículo: http://cogiendoforma.blogspot.com/2011/10/precios-minimalistas.html
    Si lo lees verás que un porcentaje muy pequeño del precio de las zapatillas tiene que ver con los materiales. Por otra parte, si hablamos de durabilidad, las zapatillas minimalistas son mucho más duraderas que las amortiguadas, ya que no tienen caducidad, es decir, un kilometraje máximo. Se suele decir que las zapatillas amortiguadas duran entre 800-1000 km, aunque su capacidad de amortiguar el pico transitorio que ocurre con el impacto se va con poco más de 200 km. El calzado barefoot no tiene caducidad, lo puedes utilizar hasta que veas el pie a través de la suela, es decir, hasta que le hagas un agujero.

    Un saludo

    • Ahondaría aún más en el tema. El precio del calzado tiene que ver también con el proceso productivo. Así, mientras grandes marcas como Nike o Adidas tienen grandes tiradas y pueden beneficiarse de economías de escala en la fabricación y distribución, las Vivobarefoot, Xero Shoes o incluso Merrell e Inov8 no tienen el volumen de ventas tal como para lograr reducir estos costes.

      Dicho lo cual, unas Vivo Motus o unas Inov8 235 v2 cuestan lo mismo, si no menos, que unas Nike Metcon 4 o unas Reebok Nano 8. Las Vapor Glove las encuentras en muchas tiendas rebajadas hasta los 70-80€, y unas zapatillas Nike o Adidas de running de gama similar cuestan facil 130-150€ y las encuentras rebajadas en la horquilla de 80-100€.

      Así, por un lado no veo que sean TAN caras, de hecho están más o menos en la norma de zapatillas y zapatos de marca (zapatos Timberland o Callaghan están en el precio de Vivo o Lems, y Pies Sucios es ligeramente más barato), aparte de que el “menos material tiene que ser más barato” es un razonamiento simplista y erróneo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.