Definir lo que consideramos un calzado saludable es absolutamente crucial para construir y para mantener la salud de los pies y de sus articulaciones, y por la relación directa que tienen con el resto de nuestro cuerpo, podríamos decir que su influencia en nuestras vidas es absoluta. Pero ¿cuáles son las principales diferencias entre un calzado saludable y el estándar industrial?, pues muchas, como veremos a continuación.

Un zapato típico “convencional” posee cuatro características de diseño perjudiciales para los pies: elevación del talón, elevación de la puntera, punta cónica, y rigidez de la suela. Estas características de diseño están incorporadas de manera sistemática en casi todo tipo de calzado, desde los zapatos “de vestir” y las botas, hasta los “de diario” y los deportivos.

La categoría de calzado deportivo puede ser particularmente engañosa porque la gente tiende a pensar en ellos como algo cómodo y saludable, pero por lo general, no son ninguna de estas cosas. Cuando uno mira de cerca una zapatilla deportiva estándar, las características negativas de diseño presentes en otras categorías de calzado siguen siendo evidentes, y por consiguiente, siguen causando problemas en los pies.

calzado saludable tipos de horma

Calzado Saludable

Así que, ¿cómo es un buen zapato?. El calzado saludable y que mantenga los pies en perfecta forma, debe ser totalmente plano desde el talón a la punta de los dedos para proporcionar estabilidad real y permitir que el arco natural del pie se desarrolle y funcione por sí mismo. También ha de poseer una suela que se pueda doblar o torcer fácilmente, colaborando en que el pie sea fuerte y resistente por sí mismo. Y tal vez la característica más importante sea que la zona delantera (metatarsos y dedos) tiene que ser más ancha que la parte de atrás (la del talón). Esa característica es la única que permite a los dedos trabajar y activarse de forma natural, evitando su deformación. Además de todo ello, debemos evitar lo que podríamos llamar “tecnología de control de movimiento,” o cualquier cosa que intente “mejorar” o “controlar” el diseño ya intrínsecamente brillante del pie humano. En la famosa frase de Da Vinci está todo dicho: “El pie humano es una obra de ingeniería, una obra de arte”. La función del calzado debe ser simplemente respetar el mecanismo del pie y permanecer fuera de su camino tanto como le sea posible.

el calzado saludable no deforma el pie

Debido a que todos invertimos grandes cantidades de tiempo estando de pie mientras sostenemos nuestro propio peso, la forma y la orientación de los pies y los dedos dentro de los zapatos es crucial. El calzado “malo” (es decir, aquellos que poseen las características negativas de diseño antes mencionadas) pueden conducir a deformidades de los dedos, padecimiento de dolor, malestar y frustración. Es imposible rehabilitar y reconducir al pie tal y como la naturaleza ha previsto, mientras se use un calzado convencional. De hecho, el uso de calzado convencional es la causa subyacente de la mayoría de los problemas y deformaciones de los pies.

Un calzado saludable (es decir, los que tienen las características positivas que dijimos antes) permiten a nuestros pies y a nuestro cuerpo funcionar de manera natural. Por esta sencilla razón, estos zapatos ayudan a reducir el riesgo de molestias o dolores en los pies y tobillos, y por extensión, en el resto de las extremidades inferiores. Nuestros pies fueron diseñados por la Naturaleza para permitirnos mantener un equilibrio óptimo, poder caminar (o correr) y siempre hacerlo de manera cómoda y longeva, así que no es raro comprobar que, por desgracia, la gran mayoría de personas mayores poseen unos pies deformados debido al uso continuado de calzado tradicional.

Si nos preocupa nuestra salud, debemos ser diligentes y responsables a la hora de comprar calzado, evitando la gran mayoría de modelos existentes en el mercado porque incluyen características de diseño problemáticas. Busquemos zapatos que respeten el brillante diseño natural del pie, en lugar de aquellos que lo coarten.

Salud!

Artículo traducido del original escrito por el Dr. Robyn Hughes el Dr. Ray McClanahan.

6 Comentarios

  1. Estoy completamente de acuerdo, pero llevo tiempo buscando zapatillas que tengan la horma muy ancha en la zona de los dedos y no las encuentro….
    Tengo la forma del pie polinesio o romano o cuadrado (diferentes nombres para designar al pie cuando todos los dedos menos el meñique son de la misma altura) y por desgracia no hay calzado…
    Conocen alguna marca o modelo que me pueda venir bien?

    Gracias

    • Hola Ana,

      New Balance cuenta con modelos con las características que mencionas. El modelo 574 es uno de ellos. Tengo el mismo tipo de pie y no he encontrado zapatillas más cómodas para mi.

      Un saludo.

    • Buenas,
      si llevan la etiqueta de calzado minimalista respectan la forma de los pies, otra cosa son las zapatillas de natural running, que por lo general no lo respetan al 100%. En http://www.zami.es puedes ver muchos modelos clasificados según lo que te comento.

      Nos vemos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.