Un estudio reciente publicado por The Journal of Foot and Ankle Research, revela que usar calzado con punteras estrecha conlleva a aumentar la presión sobre los dedos de los pies, derivando en una función anormal de los mismos.

La metodología usada fue la de estudiar a 27 mujeres sanas (sin ninguna patología en los pies), haciéndoles caminar a una velocidad elegida por ellas mismas en 4 ocasiones, usando calzados con diferentes estilos de punteras: redondas, puntiagudas y cuadradas, además de hacerlo también descalzas. Tras el procesamiento de datos y análisis de los mismos, se llegó a la conclusión de que la forma estrecha de la horma puede influir en los tiempos de contacto del pie en la superficie y en los picos de presión en la region plantar situada en la parte delantera del pie.

Este estudio se suma a las evidencias que confirman lo positivo de realizar el cambio a un calzado más amplio y menos opresivo (minimalista), ya que éste aporta punteras más amplias y permite que los dedos de los pies funcionen de manera natural.

Es interesante añadir que en muchas ocasiones, numerosos corredores que pretenden pasarse al minimalismo, eligen zapatillas que por las características generales podrían considerarse minimalistas (Newfeel Many o Nike Free, por ejemplo), pero que al analizarlas un poco mejor, y sobre todo, al fijarnos en este detalle de la puntera estrecha, nos damos cuenta de no poseen esa crucial característica. En el primer ejemplo, las famosas y elementales zapatillas de la gran multinacional francesa de prendas deportivas, poco habría que criticar, ya que aparte del irrisorio precio que tienen, ni siquiera son comercializadas como zapatillas minimalistas, y por lo tanto se han convertido por derecho propio en uno de los calzados más elegidos por los neófitos a la hora de empezar a realizar la “transición“, aunque mi opinión es que hay opciones mucho mejores. Pero en el caso de Nike, la cosa tiene bemoles, ya que aparte de intentar unirse al minimalismo a hurtadillas, tarde y mal, lo hacen añadiendo a su campaña de marketing y haciendo suyos conceptos como “natural running”, flexibilidad y demás términos presentes en la filosofía minimalista.

Curiosamente, estos conceptos siempre han estado muy alejados de los diseños de la marca americana. El ejemplo más claro lo podemos hallar en su colección Free (y sobre todo en el último modelo de la línea, las Flyknit): siguen teniendo punteras muy estrechas y hormas muy poco anatómicas, puntos claves y primordiales para hacer que los pies trabajen de manera natural.

Como comparativa, las fotos inferiores muestran las punteras del último modelo de Nike, del modelo estándar de la línea Free y de las zapatillas New Balance Minimus, magnífico ejemplo de calzado con puntera amplia y adecuada para el buen desarrollo y funcionamiento de los pies.

tipos de punteras zapatillas deportivas

Salud!

Referencias:

http://www.jfootankleres.com/content/pdf/1757-1146-6-28.pdf

http://www.drnicksrunningblog.com/new-study-demonstrates-shoe-to-box-shape-can-lead-to-injury/

3 Comentarios

  1. si señor, te das cuenta de este detalle en cuanto empiezas a darles espacio a los dedos luego no quieren sentirse como sardinas en lata. Da gusto notar como se “abren” al pisar.

  2. No sólo para el running sino para la vida diaria deberíamos usar los zapatos con punteras anchas. Me da repelús cuando me acuerdo de aquellos zapatos de punta afilada para las chicas que los dedos se subían uno encima del otro, je, je… Abrazos

  3. Todo muy cierto.
    Parece que a la gente solo le interesa la estética.
    El gerente de una tienda importante me ha dicho que no vende anchos mayores porque la gente, en España, no los quiere, ni los pide.
    Por otro lado, a mí no me basta con que la puntera sea más ancha, también necesito que lo sea en los metatarsianos, donde se me ha ensanchado desde que hago muchos km. Y casi todas las zapas tienen 9 cm ahí. Tengo unos Mizunos con 9,5 cm y acabo de comprar unas NB, con ancho especial 2E, pero, aún así, solo tienen algo menos de 10 cm.
    Nos empeñamos en torturar a nuestros pies y no exigimos a la industria a que mejore sus hormas adaptándolas a las medidas reales.
    Solo espero que una de las tareas que está llevando a cabo el Instituto de Biomecánica de la Universidad de Valencia, para medir las dimensiones reales de los españoles, para elaborar la ropa y el calzado sea bien aprovechado en el futuro. Por el bien de todos.
    Hace falta una intensa labor de educación y formación de los deportistas, como hace esta web.
    Enhorabuena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.