¿Pisas con el mediopié?

4
327

En los diversos foros, páginas webs, e incluso publicaciones escritas que versan sobre running, cuando se habla de biomecánica o de la pisada del corredor, usualmente se enumeran tres tipos: antepié, mediopié y retropié. Esta división es lógica hasta cierto punto, y por supuesto, comúnmente aceptada por la comunidad; nosotros mismos desde este humilde sitio hemos usado esta catalogación de la pisada cuando hemos hablado de zapatillas o cualquier otro tema relacionado con el running.

El caso es que el otro día estando de visita por un foro de habla inglesa, me encontré un anónimo usuario que propuso la idea de que la denominación de pisar de mediopié no tenía sentido. Como en todo foro que se precie, el hilo siguió creciendo, y a medida que iba leyendo las diversas opiniones, más estaba de acuerdo con el concepto inicial: pisar de mediopié (entendido como tal) no existe, es físicamente imposible.

Vayamos al grano.

En principio, y ateniéndonos a lo que generalmente se entiende por pisada de mediopié, podríamos decir que es aquel pie que mientras corre, aterriza plano, o de manera paralela con la superficie. Pero si nos paramos a pensar un poco y nos fijamos en la anatomía de la extremidad, nos damos cuenta de que a no ser que el pie esté deformado, es imposible aterrizar con el mediopié, a menos que pisemos sobre una superficie curva, como una roca o similar. Nuestro pie está diseñado para ser apoyado, hablando de manera general, en dos puntos: los metatarsos y el talón, y la función de la parte media (arco plantar) no es la de apoyar ni la de recibir impactos, sino la de suavizarlos, flexibilizar el pie y estabilizar la extremidad; la prueba más clara es pisar una piedrecilla con él y comprobar lo poco agradable que es.

zonas del mediopié

Quizás alguna que otra vez, corriendo por superficies irregulares, y por supuesto, sin tener la intención previa de hacerlo, nuestro pie aterriza de mediopié, pero en ningún caso se podría afirmar que alguien tiene una pisada de este tipo de manera permanente.

Tal vez el origen del término habría que buscarlo en aquellos corredores populares que usando zapatillas tradicionales con amortiguación y caída talón-puntera, aterrizan con los metatarsos, pero realmente, con semejante añadido de goma o espuma en la zapatilla, dicha empresa es imposible. Así, lo que creen es que apoyan todo el pie a la vez, plano, horizontal, de mediopié, pero lo que realmente ocurre es que en el interior de la zapatilla, la extremidad sigue cayendo con la parte delantera (metatarsos), mientras que la parte exterior del arco plantar intenta realizar la función de absorción del impacto. Evidentemente, todo el proceso que implica el impacto, reducción y absorción del mismo, pronación, y estabilización del cuerpo, se ve drásticamente mermado por el uso de zapatillas amortiguadas, ya que el pie no funciona de manera natural, y se entrega a las protecciones artificiales de la zapatilla en cuestión.

Intentando ser un poco más comprensivo y técnico a la vez, vamos a analizar de manera coherente la expresión pisar de mediopié. Realmente, este término se aplica para las pisadas que simultáneamente aterrizan con el talón, la base del quinto metatarso y el margen exterior del pie. Y aunque desde hace muchos años se emplea en la literatura relacionada con el running y la biomecánica el término “flat-foot” (pie plano), no podemos aceptar que es una definición correcta para un tipo de pisada.

El aterrizaje, o primer punto de impacto del pie siempre se produce en algún punto en concreto, y nunca puede hacerse con todo el pie a la vez. Incluso si contamos la opción antes descrita de la simultaneidad del quinto metatarso, el margen exterior del pie y el talón, no podemos admitir que se pisa con todo el pie, con el pie plano, o con el mediopié. Estaríamos perpetuando el error de denominación.

Esta interesante cuestión, al margen de definiciones más o menos técnicas, nos deja algunas reflexiones:

  • Correr, o mejor dicho, correr “correctamente” no es tan sencillo, y mucho menos si impedimos que nuestros pies funcionen de manera natural.

  • Éste y otros temas relacionados con la pisada, la biomecánica y la anatomía, cobran importancia al surgir la más o menos reciente opción de evitar pisar con el talón (otra consecuencia más de la llegada del barefoot/minimalismo).

  • Pese a no haberse extendido y seguir siendo un movimiento minoritario, el barefoot/minimalismo ha servido para que muchos profesionales del running y la medicina deportiva se cuestionen términos y conceptos aceptados desde hace décadas.

  • Qué sencillo de entender, e incluso de practicar, resulta todo este tema cuando se corre descalzo/minimalista.

  • Qué bien responde el cuerpo cuando se le escucha, se le cuida y se le hace caso.

Salud!

4 Comentarios

  1. ¿Que se busca con este post? Creo que todos los que seguimos la tendencia minimalista comprendemos que se quiere decir cuando se dice que aterrizamos de mediopie. Me es indiferente que sean los metatarsos o el talón los que toquen ligeramente antes el suelo. Se sobreentiende que el pie aterriza pararelo al suelo o con una inclinación similar, de tal forma que se distribuyen las presiones entre los dos puntos de apoyo del pie. No hay que buscarle tres pata al gato.

    Si nos vamos a poner técnicos, hay que decir que la zancada varía según la velocidad. Cuando caminamos aterrizamos de talón, pero el punto de apoyo se va adelantando según vamos aumentando la velocidad, hasta llegar al sprint donde aterrizamos sólo con los metatarsos. De igual modo, el pie aterriza de forma diferente según la inclinación del terreno, talonando más cuando corremos cuesta abajo y aterrizando con el antepie al correr cuesta arriba. Por tanto no podemos decir que tenemos una única pisada.

    No podemos olvidar tampoco que el cuerpo es inteligente y siempre busca un punto de equilibrio. De igual forma que un ciego desarrolla el resto de sentidos, el cuerpo trata de corregir desviaciones en las articulaciones de forma natural, por eso sólo se recomienda corregir desviaciones en niños, antes de que el cuerpo termine de formarse. no existe una forma única de correr, cada corredor debe encontrar la forma que se amolde más a su fisonomía.

    Por último decir que lo importante no es como aterriza el pie en el suelo, sino el ángulo de la rodilla en el momento de contacto del pie con el suelo y la cadencia de zancada.

    • Hola «Corredor de fondo».

      Aquí nadie «busca nada» con ningún post, más que dar opiniones libres, con respeto y, dentro de nuestra humildad, ayudar a quien lo necesite. En este caso en concreto, es simplemente una reflexión personal de lo que se denomina «pisada de mediopié», sin más.

      En cualquier caso, esta web no es «sólo» para los que siguen la tendencia minimalista, así que siempre es interesante abrir un poco más nuestro espectro visual (que en algunos casos, por lo que veo, parece demasiado cerrado), y dejar de mirarnos el ombligo; no todos los lectores tienen los conocimientos biomecánicos de los que tú haces gala.

      En cualquier caso, te vuelvo a dar las gracias por tu comentario repleto de sabiduría y sobre todo, por hacerlo en ese tono «tan agradable»…

      Salud!

  2. Genial el articulo, desde hace 5 meses estoy corriendo descalzo por el hecho de haber sobreentrenado con las zapatillas, tengo 23 años, peso 68kg, la transicion se me hizo facil ya que practico artes marciales, pero cada vez que salgo la gente me mira filipando «¿Y este loco?». Ahora solo tenemos que auentar la comunidad y estos articulos vienen muy bien para el proceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.