El entrenamiento de la fuerza está muy extendido en corredores de velocidad, pero no tanto en los de fondo. Aunque muchos piensan que no es necesario e incluso que es perjudicial para el rendimiento, voy a intentar razonar que ese tipo de entrenamiento en atletas de fondo está más que justificado.

Teniendo en cuenta la cinemática de la carrera, al correr nos desplazamos realizando una triple flexo-extensión ( tobillo, rodilla y cadera) de cada pierna, o sea, alternando semisentadillas a una pierna. Bajo el punto de vista cinético, para realizar esas semisentadillas nos hará falta fuerza y estas, las sentadillas, suenan a trabajo de gimnasio, velocistas, culturistas, movimientos olímpicos, etc., es decir, a trabajo de fuerza.

fuerza en carrera resistencia

Si además añadimos que un corredor con buena técnica soporta sobre cada uno de sus pies más de dos veces su peso corporal en cada paso y que tiene que producir más del doble de esa energía para que cada pie vuelva a subir, estamos hablando de mucha fuerza.
También sabemos que a medida que queremos correr más rápido tenemos que ejercer más fuerza contra el suelo. A mayor velocidad necesitaremos más reacción, por lo que tendremos que producir más fuerza para producir más acción y conseguir más reacción.

Por último, voy a introducir concepto cuantitativo, la economía. Si cada uno de esos movimientos conseguimos realizarlos utilizando un menor porcentaje de nuestro potencial, seremos más económicos y nuestro saldo de fuerza nos durará más.

En resumen, podemos decir que el aumento de nuestra fuerza nos convertirá en mejores corredores, sin distinguir que distancia corramos.

Método y tipo de entrenamiento de la fuerza

Aunque es evidente que en un deporte de resistencia hay que priorizar la resistencia a la fuerza submáxima, además de elevar todo lo posible el umbral aeróbico y el Vo2 max, creo que ha quedado claro que el entrenamiento de la fuerza máxima es más que recomendable.

Sabemos, entonces, que hay que aumentar la fuerza, pero esta claro que en un corredor de fondo hay que evitar aumentar el volumen y peso del mismo, por eso recomiendo el entrenamiento de la fuerza vía neural.
El objetivo es mejorar la coordinación intramuscular y conseguir reclutar en cada contracción todas las unidades motoras disponibles y, además, hacer que se activen todas a la vez.

entrenamiento fuerza correr

Lo más recomendable es realizar el entrenamiento de fuerza mediante movimientos globales, con mayor protagonismo de los miembros inferiores, mejorando también la coordinación intermuscular, obteniendo un notable aumento de la fuerza máxima y sin apenas producir aumento de peso del corredor.

Por supuesto que este entrenamiento, como otros, lo ideal es que sea individualizado a cada corredor y previo a él, recomiendo un buen estudio del deportista a través de tests funcionales o estudio electromiográfico. El objetivo es detectar puntos débiles del mismo y programar, si es necesario, un trabajo analítico y estructural de los músculos o grupos musculares menos desarrollados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here