zapato minimalista o descalzosSe acaba un año o comienza uno nuevo. El prisma de cómo lo mire puede ser el reflejo de mi estado anímico: depresivo o esperanzador. Esto habría que concretarlo con la faceta de la vida a la que me refiera: trabajo, salud, deporte, etc., aunque desde que corro con zapatos nuevos el atletismo lo he sacado de esta lista de vaivenes constantes. Al menos en una faceta soy regular, y puedo decir que he alcanzado la felicidad.

Si consideramos que ésta consiste en poner de acuerdo los pensamientos, palabras y hechos (Ghandi), me puedo considerar una persona feliz. Pienso, predico y actuó como un minimalista confeso, y esto, forma parte de la gran diferencia que a día de hoy existe entre los que corremos minimalistas y los que se dedican a hablar del minimalismo.

La mayoría de los minimalistas hemos sido corredores amortiguados, es decir, hablamos con conocimiento de causa, la que nos aporta la experiencia, ni más ni menos. Sin embargo, lo contrario no ocurre, es decir, los que defienden las zapatillas amortiguadas y el aterrizaje de talón no han probado a correr con lo mínimo, y menos, a hacer una correcta transición. Como mucho salir a correr un día de forma minimalista, a ver lo que ocurre. Por eso, el debate puede ser infinito, y pueden esgrimir tantos criterios, razones y pruebas como se quiera, con tal de llevar la razón. Pero nadie nos puede quitar o convencer de lo que hemos sentido y experimentado con nuestro propio cuerpo.

Por eso, como comienza un nuevo año lleno de carreras y sensaciones múltiples, quiero acabar el que termina con estas palabras para que sirva de póstuma despedida de una etapa, la de corredor amortiguado (y cada dos por tres lesionado). Y no es que haya completado la transición o me considere un experto minimalista, sino que por fin, he podido alcanzar aquello que creía perdido, aquello que por mucho que corriera nunca daba alcance.  Simple y llanamente, el ser feliz mientras corro.

Feliz Año 2013!….Nos vemos corriendo

10 Comentarios

  1. Me alegro mucho por ti, “Pegasus”. Yo por mi parte, y como sabes, tomé la decisión de dejar de “predicar” e intentar convencer a nadie, más que nada porque por cada argumento esgrimido, siempre se sacan de la manga otro contrario. Me quedo con el hecho de que a medida que pasa el tiempo, los bocazas se van tragando sus palabras una a una, y lo que consideraron una moda hace años, es hoy una realidad más que instaurada.

    Te envío un gran abrazo y mis mejores deseos para el próximo año.

    Salud!

    • Gracias Gustavo, con los años nos damos cuenta de que es tiempo perdido intentar convencer a alguien de lo contrario de lo que piensa, pero también he aprendido que es necesario expresar lo que pensamos.

      Otro gran abrazo para ti y que tengas una feliz salida y entrada de año!

  2. Predicar o no… yo también he pensado más de una vez en callarme la boquita, me ahorro líos, pero al final lo del minimalismo me ha sentado tan bien que me es imposible callarme. Supongo que a Pegasus y a mucha gente le ha pasado igual.

    Al final lo más importante es, como dices, ser feliz mientras corres. Enhorabuena a Pegasus y a todos los que lo han y lo están consiguiendo. Este año que entra, más.

  3. Hola.

    Hago mías tus palabra, Pegaso. Otro año lleno de carreras, cada vez mejores y más felices.

    En esta primera mitad del año que entra espero acabar mi transición. Por aquello del “too much, too soon” apenas me acabo de recuperar de una tendinitis aquílea. La cinta de correr me ha ido de maravilla, la verdad, y ya voy haciendo una salida semanal de 10km por caminos sin ni una molestia.

    Aprendida la lección, creo que es inevitable entablar debates (el acaloramiento ya depende de cada uno) cuando llegas corriendo al gimnasio descalzo, con chanclas o con unas zapatillas de 5 dedos…

    No obstante, la sensación de salir a correr por el camino del río en chanclas atadas al pie y tener que parar para no pasarte de feliz y a gusto que vas, no te la quita nadie por muy animal que te vea…

    ¡Feliz año a todos!

  4. ¿Por qué corres descalzo?
    Por que me gusta, es divertido.
    Pero es peligroso, te puedes clavar algo.
    Hombre, voy mirando.
    Terminarás con el pie herido.
    Te vas acostumbrando.
    Pero te vas a hacer daño.
    No.
    Te dolerá.
    Pues no, es bastante agradable por la mayoría de los pavimentos.
    ¿Y el frío?
    Sólo al principio, igual que en las manos el primer rato.
    Después de este diálogo, más o menos tipo, uno se da cuenta de que no merece la pena entrar en profundidades por la cara del que te interroga. No se lo termina de creer y lo peor es que como no contestas lo que espera no se lo está creyendo, ni siquiera se para a pensar si tienes una razón para engañarle o qué ganas con ello (obviamente nada). El prejuicio está ahí, y sólo se destruye desde dentro.
    Otro tipo de preguntas merecen otro tipo de respuestas, pero ésas personas te interrogan con la mente abierta y dispuestas a escuchar lo que les dices.
    Enhorabuena por el blog y feliz año 2013.
    Un saludo a todos.

  5. ¡Hola!
    Efectivamente, ser feliz mientras corres es la gran diferencia de correr amortiguado a no hacerlo.
    Muy bueno el artículo, enhorabuena.

    ¡Feliz 2014 (hay que mirar al futuro ;))!…

    • Buena reflexión. Para mí, este ha sido el año del cambio. Desde que empecé a informarme sobre el barefoot, todo vino muy rápido y en pocos días ya estaba candando y orriendo con mis sandalias.

      En estos 7 meses de transición he podido ver que exactamente, se disfruta más corriendo, se recupera mejor, y en mi caso he mejorado en tiempos (para mí lo menos importante).

      Me gusta contar cuando me preguntan, lo bien que me siento y lo poco que sufren las articulaciones. Sobre todo que el cuerpo está en perfecto equilibrio con la técnica barefoot, que es con la que nacemos todos pero la perdemos con las zapatillas con exceso de protección.

      Lo que suelo decir cuando alguien pregunta, es que prueben algún día a quitarse las zapatillas (y calcetines), en una pista de atletismo y hagan alguna vuelta descalzo, despacio y sintiendo cada paso, y luego me cuente.

      En mi caso son ya 20 años corriendo con las zapatillas que me han querido vender los que se supone que saben más que yo. Hasta ahora, claro. En todo ese tiempo he disfrutado mucho corriendo, trotando y andando, pero ahora el espectro de colores se ha abierto del todo y disfruto mucho más.

      Feliz año. Saludos

  6. Efectivamente hay un antes y un después para mi, desde que empecé hace 7 meses a correr minimalista, he experimentado unas sensaciones estupendas corriendo y dudo muchísimo que jamas vuelva a correr con zapatillas convencionales. y si, se podría resumir en que soy feliz corriendo, el resto de cosas como mejorar marcas, mejor recuperación y demás, forman parte del paquete, pero lo principal es disfrutar con lo que hago.
    Muchas gracias por la página y por toda la información que poneis a disposición de todo el mundo.

    ¡FELIZ AÑO NUEVO!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.