• RSS
  • Youtube
  • Twitter
  • Facebook

La revolución que ha provocado la marca italiana Vibram con la línea FiveFingers en el mundillo de los corredores descalzos-minimalistas, podríamos decir que es fruto de la causalidad. La Five Fingers no fueron diseñadas para practicar deporte o correr, su comienzo tiene más que ver con marineros y barcos. Pero hoy nadie puede negar que esta zapatilla cumple los condicionantes necesarios de una zapatilla minimalista de pro.

Su fama, si bien fortuita en un principio, se ha consolidado gracias al trabajo bien hecho y a la utilización de materiales de alta calidad, cualidades que sin duda definen a Vibram. Mientras que las marcas tradicionales de zapatillas amortiguadas abogan hacia una rotación estipulada del calzado (como regla general 1000 kms), Vibram apuesta por un calzado duradero y resistente, dentro del mismo rango de calidad que las suelas que comercializa, famosas en el mundo entero.

Los corredores descalzos-minimalistas tenemos mucho que agradecer a las Five Fingers y en especial a su modelo más longevo, las FiveFingers Classic.
La primera vez que las tuve en mis manos me sorprendieron, ¡su diseño era lo que mis pies anhelaban desde hacía mucho tiempo! Defensor a ultransa del calzado ancho para la parte de los dedos, encontré en las Five Fingers la solución perfecta para liberar a mis pies sin necesidad de ir descalzo.

Por aquel entonces aterrizaba (más bien golpeaba) en el suelo con el talón y nunca pensé que podría correr con ellas. Las veía como una zapatilla de playa o de andar por casa. Muchos meses después tengo que admitir que me equivoqué, no sólo puedo correr con ellas, sino que no entiendo otra forma de hacerlo. Disfruto cada vez que me las pongo y salgo a correr de forma minimalista, y mi cuerpo me lo agradece a base de acumular kilómetros sin lesiones.

Características

Una vez introducidas vamos a describir porque esta zapatilla minimalista son tan diferentes a una zapatilla convencional.

En primer lugar y como aspecto que más llama la atención está el diseño de la zapatilla. A simple vista parece un guante para los dedos de los pies, pero no le haríamos justicia sin nos quedáramos sólo en el aspecto visual. La FiveFingers presenta una horma anatómica que sigue el contorno del pie y donde cada dedo posee su espacio, por lo que no existe problema ni respecto a la anchura del pie, ni de la zapatilla. Ésta es la principal diferencia entre las Five Fingers y cualquier otro calzado.

Otro aspecto a resaltar es que la zapatilla presenta la misma altura a lo largo de toda la suela, por lo que no existe diferencia entre el antepié y el talón. La Five Fingers Classic posee una suela de goma de 3.5 mm de horma anatomica zapatilla minimalista Five Fingers Classicgrosor, denominada TC1. Esta suela es resistente a la abrasión y presenta estrías en la parte de la bola de los dedos (lo que comúnmente solemos llamar la zona del metatarso) y en el talón. La función de este estriado es doble, por un lado aporta flexibilidad extra a la zapatilla, y por otro añade un plus de agarre, sobre todo en superficies mojadas.
La suela es totalmente lisa, por lo que no son muy recomendadas para terrenos donde se necesite un aporte de tracción. Sobre pendientes con terrenos arenosos o con pequeñas piedras, hay que prestar atención para no resbalar. Sin embargo, sobre asfalto o caminos compactados, la suela de la FiveFingers Classic se desenvuelve a las mil maravillas.

Un punto a tener en cuenta es la protección que ofrece frente a piedras de cierto tamaño. Si aterrizamos sobre cantos o piedras que supuren los 1-2 cm de diámetro, la protección de las Five Fingers Classic es deficiente y podemos hacernos daño si carecemos de la técnica apropiada. Con respecto a la amortiguación cumple los requisitos de una zapatilla minimalista. No incorpora ningún tipo de tecnología o sistema. La amortiguación la debemos aportar con nuestro sistema musculoesquelético apoyado en una correcta técnica de carrera, si es para este fin para el que la utilizamos.Suela zapatilla minimalista Five Fingers Classic

Esta zapatilla minimalista no posee entresuela ni plantilla. En el interior lo único que separa la suela del pie es una fina capa de tela suave al tacto, que incorpora un tratamiento antibacteriano que denomina Aegis Microbe Shield, que absorbe el sudor y ayuda a controlar el olor.

Lo poco de upper que posee está fabricado en poliamida elástica de secado rápido y es resistente a la abrasión. Éste recubre la zona de los dedos y sobre un centímetro de pie tanto de la parte interna como de la externa. El tejido es duradero y transmite buenas sensaciones de ajuste y de tacto.

El ajuste de esta zapatilla minimalista al pie se realiza a través de un elástico que rodea todo el contorno del upper. Podemos variar el ajuste controlando la tensión del elástico mediante un cierre que se localiza en la parte del talón.ajuste zapatilla minimalista FiveFingers Classic

Peso. Este parámetro depende mucho de la talla de la zapatilla. Si utilizamos como punto intermedio el número 43 europeo, la Five Fingers Classic posee un peso de 185 gramos por zapatilla. Como prácticamente no tiene upper este peso se concentra en la suela, que a pesar de ser de sólo 3,5 mm presenta una alta densidad.

Los primeros kilómetros

Llevo poco más de 50 kms disfrutando con está zapatilla minimalista y las sensaciones que me producen cada vez que me las calzo son de auténtica liberación. Pero no me refiero en exclusiva a la libertad que experimentan los dedos de los pies, voy más alla y hablo de la liberación del cuerpo en su totalidad. La holística en este caso empieza en los pies. Los corredores sabemos que si las zapatillas no trasmiten una buena impresión, tanto el cuerpo como la mente se resienten.

Las sensaciones al correr con ellas son muy parecidas a las que obtenemos cuando lo hacemos descalzos. Haciendo un símil sería como bañarse en el mar con un bañador tipo slip en lugar de hacerlo desnudo. La sensación es buena, pero no llega a ser completa. Lo mismo se experimenta con la Five Fingers Classic, es muy similar a correr descalzo, pero no llega a ser igual.

Una vez que trascurre las primeras sensaciones, empiezo a centrarme en los aspectos técnicos. La zapatilla trasmite muy bien el feedback o retroalimentación con el terreno. Te sientes seguro frente a objetos cortantes y si las piedras son pequeñas protege bien. En dos ocasiones pase corriendo por encima de pequeños cristales y la protección fue total.

No me han provocado ningún tipo de rozadura ni ampolla, pero en esto juega a su favor el poseer unos pies curtidos. Una persona con pocos kilómetros como corredor minimalista podría tener algún roce en las primeras salidas.

La casi inexistencia de upper tiene la ventaja de tener los pies hiperventilados, pero el incoveniente de que pequeñas piedras entren en la zapatilla.  En algunas salidas he sufrido las molestias de tener diminutas piedras dentro de la zapatillas.

El ajuste es suficiente para andar o correr a ritmo, pero si aumentamos la velocidad la FiveFingers Classic transmite inseguridad. No es que la zapatilla llegue a salirse, he corrido a altas velocidades y nunca se ha salido, pero la sensación existe y es muy similar a la que transmite correr con chanclas. A favor del ajuste de esta zapatilla tengo que decir que estoy utilizando una talla superior a la que debería por la medida de mi pie, ya que poseo dedo griego y una talla inferior me provocaban tensión en los dedos.

Usos: para deportes en general, correr, andar, senderismo, fitness, deportes acuáticos, yoga, pilates, etc.

Peso por zapatilla (talla 43): 185 gramos.

PVP: 89,9€ (zapatillasminimalistas.com)